Trabajando por un mundo mejor

“Debemos hacer más por la humanidad”, este fue el objetivo final de la primera cumbre mundial de ayuda humanitaria celebrada en Estambul en 2016. Con esta premisa, todos quienes participamos en la ayuda humanitaria debemos trabajar para lograr esta meta, cada uno desempeñando su función y todos juntos coordinados para mejorar la vida de las personas que más lo necesitan.

Vivimos en una época sin precedentes, desde los desastres causados por el hombre y los desastres naturales, hasta las guerras y las revoluciones, millones de vidas siguen en riesgo. Hoy día la ayuda humanitaria está en permanente cambio, debemos adaptarnos a los contextos particulares de cada zona, actuar bajo las políticas y leyes no siempre beneficiosas para la intervención de la ayuda, y cumplir con las exigencias de los donantes. Todo ello, exigiéndonos a nosotros mismos maximizar el resultado de nuestras intervenciones al ser conscientes de estar inmersos actualmente en una crisis económica que en nada favorece los proyectos de desarrollo y la ayuda humanitaria.

Responding to Poverty es parte de este compromiso por mejorar la ayuda humanitaria, abordando los problemas que amenazan a las comunidades y reduciendo su vulnerabilidad. Además, nuestro compromiso también abarca a las organizaciones humanitarias, las agencias de cooperación y demás instituciones con fines solidarios, ayudándoles y mejorar su trabajo desde la experiencia y la especialización.